Embarazo y los Gatos: Toxoplasmosis

No hay ninguna razón para abandonar a tu gato si te has quedado embarazada, ninguna!

Uno de los temas que preocupa y mucho a la gente, incluso a veces más que a la propia futura mamá, es la Toxoplasmosis y su contagio a través de los gatos. Por eso queremos desterrar mitos y dejar bien claro que no hay ningún problema en convivir con gatos y quedarse embararazada.

Vayamos poco a poco…

Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad que se produce como consecuencia de una infección por el parásito Toxoplasma gondii, uno de los parásitos más comunes del mundo.

La mayoría de las personas saludables que están infectadas con toxoplasmosis no presentan signos ni síntomas y no saben que tienen la infección. Sin embargo, algunas personas presentan signos y síntomas similares a los de la gripe, los cuales pueden ser:

  • Dolor generalizado
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Fatiga

Cómo saber si ya he pasado la Toxoplasmosis?

Quizás no os hayáis dado cuenta, pero es posible que ya seáis inmunes a la Toxoplasmosis porque en algún momento de vuestra vida hayáis estado expuestos al parásito y os hayáis inmunizado. Si es así, vuestro cuerpo ya tiene las defensas para combatirlo y no os debéis preocupar por nada.

Al principio del embarazo vuestro médico os pedirá la prueba del Toxoplasma. En una simple analítica de sangre se verá si ya lo habéis pasado o no.

Por qué son un problema los gatos?

Los gatos y todos los felinos, incluyendo leones, pumas y tigres, son los únicos animales en los que el parásito llamado Toxoplasma gondii puede completar su ciclo de vida y ser eliminado en la materia fecal por un breve perí­odo. Las heces de los felinos infectados se vuelven infecciosas después de 24 horas de permanecer a temperatura ambiente. No hay ningún riesgo de contraer toxoplasmosis por la orina o saliva de los gatos.

No he pasado la Toxoplasmosis, que precauciones debo tener?

Estas son las vías de contagio del parásito Toxoplasma de Gondii:

  • Entras en contacto con heces de gato que contengan el parásito. Puedes ingerir accidentalmente los parásitos si te tocas la boca después de realizar tareas de jardinería, limpiar una caja higiénica o tocar cualquier cosa que haya entrado en contacto con heces de gato infectadas. Los gatos que cazan o que se alimentan con carne cruda son más propensos a albergar T. gondii.
  • Consumes agua o alimentos contaminados. La carne de cordero, cerdo y venado tiene más probabilidades de estar infectada con T. gondii. En ocasiones, los productos lácteos sin pasteurizar también pueden contener el parásito. Es poco frecuente que el agua esté contaminada con T. gondii en los Estados Unidos.
  • Usas cuchillos, tablas para cortar u otros utensilios contaminados. Los utensilios de cocina que entran en contacto con la carne cruda pueden albergar los parásitos, a menos que se laven cuidadosamente con agua caliente y jabón.
  • Comes frutas y vegetales sin lavar. El parásito puede estar presente en la superficie de las frutas y los vegetales. Para estar seguro, lava a fondo y pela todas las frutas y los vegetales, especialmente los que comas crudos.
  • Recibes un trasplante de un órgano o una transfusión de sangre infectados.En raras ocasiones, la toxoplasmosis se puede transmitir mediante el trasplante de órganos o las transfusiones de sangre.

Si tengo un gato, que precauciones he de seguir?

Una serie de normas higiénicas básicas es lo más adecuado para prevenir, ya no solo la Toxoplasmosis, sino cualquier bacteria o parásito.

  • Cada vez que limpiemos el arenero a nuestros gatos, lavarnos las manos o bien utilizar guantes.
  • Si nuestro gato no tiene contacto con el exterior es muy poco probable que pueda infectarse, y solo los gatos que estén infectados (que en gatos caseros son la minoría) son los que pueden infectarnos.
  • Se puede acariciar y tocar sin ningún riesgo a un gato. Son animales especialmente limpios y es muy improbable que tengan restos de heces por su cuerpo. De todas maneras, no está de más que siempre nos lavemos las manos antes de las comidas.
  • A través de un arañado o mordedura es imposible contraer el parásito

Mi experiencia

Quien os está escribiendo, fué madre el pasado año. Yo convivo con 3 gatos en casa y pese a que toda mi vida he tenido contacto con gatos (pensar que he sido voluntaria muchos años en protectoras de animales y he tenido más de 100 gatos a mi cuidado) no había pasado la Toxoplasmosis.

Durante mi embarazo vigilé las posibles causas de infección. Yo no como carne, así que la principal vía de contagio ya la eliminé. Lavaba las verduras hortalizas muy bien y evitaba comer ensaladas o verduras crudas fuera de casa (en un restaurante es imposible saber el nivel de higiene que tienen…). Y en casa me lavaba las manos después de limpiar los areneros, y eso fué todo! Sin problemas!

Otro día os contaré lo maravilloso que es criar un bebé y la interacción con los gatos… es algo precioso!

Vas a traer una nueva vida al mundo, no abandones a otra

Fuentes: Mayo Clinic AnimaNaturalis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: